Investigación Digital

La investigación del Cibercrimen en redes sociales

 

Las redes sociales son un ambiente ideal para las actividades relacionadas al Cibercrimen y atraen a estafadores de todo el mundo, que buscan aprovecharse de estas plataformas que son gratuitas, fáciles de usar y de alcance mundial.-

La solución a esta problemática no es aislarse, ya que quien no usa Facebook, ni Twitter, y si usa Wathsapp, le tengo la mala noticia que esta última red social (se considera así ya que por definición, mientras puedas compartir imágenes, estados, generar grupos y puedas conversar, es una red social) pertenece a Facebook, y tu información de una forma u otra es indexada en internet, sea para venderte algo en tus futuras búsquedas o vincularte a personas. Y hasta para los casos de quienes no tienen celulares ni computadora por miedo a todo esto, siempre va a haber algún conocido, amigo o familiar que saque una foto en donde te encuentres, suba alguna información o evento, y ya con ese suceso es suficiente para encontrar información tuya en internet. Solo basta con saber dónde y cómo buscar.-

Este problema se soluciona con asesorarse de cómo usar una Red Social, que precauciones hay que tomar, cuales son las herramientas de prevención y las estafas que existen. Ya que estos medios de comunicación son ideales para estar actualizado sobre los temas y eventos que nos interesan.-

Así también es importante saber que las redes sociales son la ventana exterior en la que nos proyectamos, digitalmente hablando y como tal, serás juzgado por quien te pueda ver o leer. Es por ello que cuando se hace la pregunta ¿Alguien ha sido víctima de algún delito cometido a través de las redes sociales?, en general la respuesta a esta pregunta es el silencio, y es porque o no lo saben o no lo quieren decir públicamente. Cuestión que cambia notablemente cuando la pregunta se modifica a ¿alguien ha sufrido alguna amenaza insulto, humillación, acoso o persecución a través de una red social?.-

Ni tan siquiera sabemos identificar lo que está o no permitido en internet. Es difícil, incluso, para quienes estamos todo el día viviendo entre la sombra y la persecución del fenómeno de la Ciberdelincuencia. Cada situación es única y debe ser tratada como tal.-

Es por ello que estar informados es clave, y muchas veces las herramientas para estarlo es el uso de internet y Redes sociales. El avance de la tecnología es cada vez más veloz y de un día para otro se crean Aplicaciones donde son utilizadas para estafas, secuestros o grooming. Y la solución no es tenerle miedo ni rechazo, es estar actualizados e informados para transmitirlo a nuestros seres queridos, familiares o amigos. Porque por más que evitemos que nuestros hijos no lo usen, no están aislados de su entorno y si no es por ellos mismos, los cibercriminales llegan por otros medios de su contexto.

El desconocimiento sobre esta temática es preocupante y se observa cuando se identifica al presunto autor de un hecho, la pregunta ¿por qué? Se traslada al sujeto, donde en general la respuesta es “es que…, yo, no sabía”(obviamente no esperamos que confiese y se declare culpable). Pero si sabemos que en el mundo físico, destrozar la vida de una persona, perseguirle durante meses o años, difundir su intimidad al público o hacerle vivir en un ambiente de hostilidad y humillación no está permitido. ¿Qué nos lleva a pensar que internet tiene otras reglas?. Que no haya condenas o que no sean lo suficientemente ejemplares, hace pensar a los autores de estos hechos que fastidiar la vida de la gente es gratis. Cuando termina el proceso de la justicia, la vida del autor sigue, puede que arrepentido o quizá, buscando más víctimas, sabiendo que destrozar vidas en la Red sale más barato que una multa por exceso de velocidad. Pero el día a día de una víctima en las redes cambia, al menos por un tiempo. Se llena de ira, culpabilidad, impotencia, asco y miedo a la impunidad.

               En algunos casos se observa como el entorno ejerce presión haciendo que ciertos comentarios puedan llegar a ejercer tal influencia que te hacen sentir desgraciado/a. En definitiva, logran que adoptes la posición que desean: la de víctima. Si lo consiguen, su poder se engrandece y el tuyo merma. No lo permitas. Identifica, entiende la situación y reacciona. Si finalmente no puedes o no quieres recurrir a los medios disponibles para luchar por vía judicial, trabaja para que tu fortaleza y dignidad como persona te hagan salir reforzada y te permitan seguir disfrutando de un derecho que te corresponde como a cualquiera: el derecho a opinar y expresarte con libertad. Si logras entender esto, veras que las redes sociales son poderosas, no peligrosas. Se convierten en una amenaza cuando las utilizamos sin saber las consecuencias que se generan por un mal uso, propio o ajeno.

Vamos a utilizar un ejemplo sencillo. Alguien que no tiene otra cosa mejor que hacer que publicar en el perfil de otra persona, escribe: “ERES UNA PUTA, OJALA TE MUERAS”. El comentario es el que es, indudable. Hay poco cariño y muchas ganas de humillar. Pensemos ahora en la persona que lo recibe, puede ser una menor de 13 años que lleva 3 días con su primer perfil activo, hecho que desconocen sus padres; una chica de 19 años que nunca antes había recibido un comentario semejante; una mujer que está viviendo episodios de maltrato familiar; una mujer que lleva sufriendo un periodo de hostigamiento desde hace meses procedente de varios perfiles. Con esta casuística tan diferenciada, ¿crees aun que, siendo el mismo contenido del mensaje, la victima debe recibir el mismo tratamiento si se interpone una denuncia/demanda o se reporta a una red social? Uno pensaría que no, pero desgraciadamente la respuesta es sí. La justificación más común de recibir ante esto es argumentar que en esta manifestación no hay una intención de acción, hay un deseo. ¿Piensas que esta acción debe quedar impune o por el contrario, ser perseguida?. Al momento de acercarnos a la justifica nos solemos encontrar con ciertos requerimientos, ya que fuera de las sospechas, hay que demostrar quien lo hizo, como, donde y cuando. Acá entran en juego aspectos más técnicos como la IP de la máquina de donde se efectuó el crimen, y aquí quiero destacar el detalle que no siempre se depende de la Red social para averiguar esta información, hay metodologías que se pueden aplicar a algunos casos que se puede averiguar la IP de la persona en cuestión y acortar significativamente los tiempos. Es importante saber que con una captura de pantalla de un chat no es una prueba válida, y que por ejemplo Facebook ofrece herramientas para descargar dicho chat y se pueda utilizar como elemento probatorio.

Para terminar el artículo me gustaría hacer llegar el mensaje, de que si sufrís algún tipo de acoso, amenaza, insulto, falsificación de identidad o simplemente no te sentís cómoda con determinadas cosas que te suceden en las redes sociales, de este lado hay muchas personas dispuestas a ayudarte, a asesorarte, a acompañarte para denunciar, ya que este es el mecanismo a través del cual podemos lograr que la justicia otorgue condenas ejemplificadoras a cibercriminales de violencia de género, grooming y demás delitos realizados por este medio.

Para terminar el artículo me gustaría hacer llegar el mensaje, de que si sufrís algún tipo de acoso, amenaza, insulto, falsificación de identidad o simplemente no te sentís cómoda con determinadas cosas que te suceden en las redes sociales, de este lado hay muchas personas dispuestas a ayudarte, a asesorarte, a acompañarte para denunciar, ya que este es el mecanismo a través del cual podemos lograr que la justicia otorgue condenas ejemplificadoras a cibercriminales de violencia de género, grooming y demás delitos realizados por este medio.